Noches de baile en el infierno, de v.v.a.a.

Los que seguís mi blog desde hace tiempo sabéis que leo otro tipo de libros, y Stephenie Meyer la verdad es que no me gusta demasiado actualmente, pero para los que os acabais de subir a este tren os ahorro el viaje a la página “Reseñas” diciendo que no os equivoquéis, que sé que acabo de reseñar “La Segunda Vida de Bree Tanner” de la misma autora pero esto acaba aquí. Lo que pasa es que tengo muchos libros para leer y he decidido que entre libro nuevo y libro nuevo podría ir devorando algunos libros comprados y nunca leídos, y he decidido empezar por los peores, es decir, ya está.

La Segunda Vida de Bree Tanner fue entretenido, me habría gustado en la época en la que leía más novelas juveniles que adultas. Sin embargo, leyendo este libro me sangraban los ojos. Se nota que algunas editoriales no miran más que los nombres de los autores porque este libro es, en su mayoría desastroso y la minoría restante entretiene, sin más pretensiones. Y sabéis que me cuesta afirmar que un libro es desastroso porque casi todos tienen algo, más o menos, que nos llama y atenúa los defectos que nos molestan. Pero es que este no hay por donde cogerlo. Consta de cinco relatos con dos elementos comunes: algo infernal y un baile, al ser todos tan cortos, la trama llega a su fin cuando nos empieza a envolver.

El único de los cinco que vale mínimamente la pena es “El ramillete” de Lauren Myracle y “El Infierno en la Tierra” de Stephenie Meyer, pero los demás están repletos de una adolescencia, para mí, pedante y estúpida.
1. La hija de la exterminadora, de Meg Cabot.
Este es el primer relato que hay en el libro y a mi parecer el autor ha querido insertar demasiada acción en pocas páginas. La protagonista y narradora es Mary, que intenta acabar con Drake, vampiro -e hijo de Dracula- que ha seducido a su mejor amiga Lila. Aparecen en la historia también Ted -ex novio de Lila- y su mejor amigo Adam -a quien le gusta Mary y la ayuda- que también es narrador de parte de la historia. La idea es buena pero al suceder tan deprisa te da la sensación de ser todo muy poco realista y de dejar la historia muy por los aires.

2. El ramillete, de Lauren Myracle
Este es el que más me ha gustado, pues creo que la autora ha conseguido en pocas páginas tenernos expectantes de como acabará la sencilla trama. La protagonista y narradora es Frankie, que le gusta su mejor amigo Will y anhela que la invite a ir con él en el baile de graduación pero este no se atreve. Yun Sun, Will y Frankie son inseparables y van a Madame Z, una vidente, para saber si Will se atreverá a llevarla al baile. Decepcionadas ante las respuestas difusas que les da la vidente, se interesan por un remillete que hay en una estantería de Madame Z que ni se acordaba que aún lo conservaba y esta afirma que concede tres deseos pero a la vez da mala suerte. Cuando se dispone a destruirlo Frankie lo impide y se lo lleva, ignorando los consejos de la vidente. Myracle sabe enfocar el estupidez adolescente de una forma muy elegante y el final, inesperado y rápido, te deja sin aliento.

3. Madison Avery y los carontes, de Kim Harrison
Cuando en una historia odias a la protagonista, lo más seguro es que no te guste, a no ser que esta acabe muy y muy mal. Pues se ha dado esto en este relato pues es, a diferencia, el que me ha gustado menos. A parte que la historia no sigue un rumbo fijo, sino que oscila y hasta se nota cierta improvisación del autor, hay algunos personajes que son planos y los que no lo son, casi mejor que lo fueran. Además el final es demasiado abierto. ¿Por qué nos deja con ganas de más? ¡Es un relato corto! Con esto no niego los finales abiertos, que me encantan, sino que se nota que ha dejado la historia totalmente a medias. En este caso la protagonista de la historia es Madison, que se encuentra en una fiesta aburrida y desde la primera página del relato no para de meter la pata en cada decisión que es tiene oportunidad de tomar. Hasta el punto que un ángel de la muerte -Seth- la devuelve a casa y le roba el alma. Sin embargo la despiertan otros ángeles, carontes blancos y la protagonista hará todo lo posible para infringir las leyes de la muerte para reunirse una vez más con su padre. Un sin sentido desastroso que aunque sea un relato fantástico no puedes evitar decir “pero… ¿CÓMO, POR QUÉ?”

4. Verdades, de Michele Jaffe
Miranda es una adolescente inexperta con los chicos, la típica que sigue todos consejos de las revistas, pero tiene algo que nadie sabe: habilidades especiales. Es taxista de limusinas y trabaja en el aeropuerto de Santa Bárbara y está completamente enamorada de un guaperas que colecciona clichés de belleza masculina llamado Will. Su rutina se ve cambiada cuando sube al coche una joven extrovertida de cuatro años menor que la protagonista, Sibby, que quiere besar a todo desconocido que se encuentra y hace preguntas un tanto indiscretas a Miranda. Este trayecto que debía ser corto, se vuelve en una peligrosa aventura. Si bien esta historia es aceptable, me ha aburrido mucho y deseaba finalizarlo. Aunque se le coge un poco de cariño a la protagonista, es demasiado superficial. 

5. El infierno en la tierra, de Stephenie Meyer
Este y “El remillete” son los dos relatos que más me han gustado del libro. Meyer ha conseguido lo que casi ninguno de los cinco autores que recopila este libro consigue: hacer un relato corto completo. Tiene un fan precioso y si bien la narración no es brillante, Meyer no destaca por su manera de expresarse, rebosa de originalidad. La historia se sitúa, como no, en una fiesta. Sheba, un demonio, está manipulando a todos los asistentes para arruinar el baile con maldad: peleas, rencores, insultos, traiciones y casi un asesinato. Esto le puede asegurar un ascenso en el mundo de los demonios. Sin embargo, sucede algo que no se espera: asiste Gabe. El chico inocente y generoso de ojos azules y penetrantes. No os cuento nada más porque vale la pena, y no es porque sea de Meyer, lo digo porque realmente vale la pena.

En general, Noches de Baile en el Infierno es un libro de relatos que no destaca para nada y la editorial ha aceptado relatos que no valen la pena, pero hay un par que destacan brevemente. Aún así, no lo recomiendo. Os prometo que se han acabado los libros de Stephenie Meyer.

25 comentarios sobre “Noches de baile en el infierno, de v.v.a.a.

  1. Yo me he leído los otros dos de “la saga”, si es que se la puede llamar así. Amor en el infierno y noséquémás en el infierno. ¿Qué si me han gustado? Pues como tu dices, lo que tienen los libros de vvaa es que hay partes buenas y partes malas, y dependiendo de hacia qué lado se incline la balanza el sabor de boca que te deja es uno u otro.

    Pero bueno, yo recomiendo leerlos por los relatos que están bien. Eso sí, mejor conocerlos antes de antemano para ir al grano y quitarse de encima la bad-literature.

    Besitos!

    Me gusta

  2. Madre mía! Ya me echaba para atrás la descripción del libro pero es que después de tu reseña espero no tropezármelo ni de casualidad! Espero que tengas una feliz vuelta a la Universidad, 1beso!

    Me gusta

  3. Leí el libro cuando salió, hará ya varios años, y mientras leía tu reseña he ido comprobando que lo que recordaba de él era… nada. Eso creo que dice bastante de su calidad y de lo que me impactó. Coincido en que es un libro entretenido y no demasiado bueno, pero si lo que se busca es entretenerse…¿por qué no?
    Es la primera reseña dle libro que leo y me ha gustado bastante.
    ¡Un beso!

    Me gusta

  4. Por suerte o por desgracia yo sigo enganchada a las novelas juveniles, si bien como ya dije la Meyer no me hace mucha gracia.
    Este libro creo que lo vi en su día en la tienda al lado de todos los demás de portadas negras y floreadas, y terminé huyendo.
    Vamos que no pensaba leerlo, pero después de tu reseña dan ganas de quemarlo.
    Me gustan las juveniles, siempre que no se pasen de la dosis soportable de adolescentes hormonadas y tipos egocéntricos.

    Pero tu blog es una base excelente de libros más adultos que me voy apuntando para más adelante, y, como en este caso, libros de los que huir jaja.
    Saludos ^^

    Me gusta

  5. Coincido con casi todo!
    Este libro no me gustó, porque todas las historias quedan abiertas y me resulta odioso. También creo que El ramillete y el de Meyer son los únicos cuentos pasables, a pesar de que esta señora tampoco es santo de mi devoción.

    En cuanto a la recomendación, me gustó bastante Hush Hush, sobretodo porque Patch ES el chico malo, me encanta eso, me aburren los libros llenos de “chicos malos” que terminan siendo más buenos imposible.

    besito

    Me gusta

  6. Te agradezco que des un descanso a la Meyer. Yo ya lo intenté con ella pero no pude. No soy precisamente su mayor fan.

    Ánimo con la uni! Yo, aunque ya pasé esa etapa ahora he vuelto otra vez a estudiar un grado. No sé si estoy loca pero me siento como los crios en su primer día de colegio.

    Si quieres pásate por mi blog que tienes un regalito. No todo van a ser libros y estudios! ;P

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s