El Perfume, de Patick Süskind

“¡Sí, deberían amarle cuando estuvieran dentro del círculo de su aroma, no sólo aceptarle como su semejante, sino amarle con locura, con abnegación, temblar de placer, gritar, llorar de gozo sin saber por qué, caer de rodillas como bajo el frío incienso de Dios sólo al olerle a él, Grenouille! Quería ser el Dios omnipotente del perfume como lo había sido en sus fantasías, pero ahora en el mundo real y para seres reales. Y sabía que estaba en su poder hacerlo. Porque los hombres podían cerrar los ojos ante la grandeza, ante el horror, ante la belleza y cerrar los oídos a las melodías o las palabras seductoras, pero no podían sustraerse al perfume. Porque el perfume era hermano del aliento. Con él se introducía en los hombres y si éstos querían vivir, tenían que respirarlo. Y una vez en su interior, el perfume iba directamente al corazón y allí decidía de modo categórico entre inclinación y desprecio, aversión y atracción, amor y odio. Quien dominaba los olores, dominaba el corazón de los hombres.”

Por más de una reseña me enteré de que la película “El Perfume”, que me encantó, venía de una novela de Patrick Süskind. Imperdonable, lo sé. Pero a mi defensa debo decir que a la que me enteré fue directo al Wishlist del blog, es decir, lectura futura asegurada. Y ahora mismo, minutos después de haber pasado la última página del libro, me hallo ante un teclado que me reta a plasmar mis impresiones. Y es difícil, como cada vez que he puntuado un libro con cinco estrellas. Pero me gustan los retos y no dejaré que mi teclado se ría de mí, así que allá va:
Un narrador omnisciente nos relata desde la actualidad la historia de Jean-Baptiste Grenouille de su nacimiento hasta su muerte. Nos sitúa en el siglo XVIII francés, aunque no es una novela en la que encontraréis Historia. Ya desde la página primera se describe a nuestro protagonista como “uno de los hombres más geniales y abominables de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales”. Jean-Baptiste nace en pleno centro de París, a las vísperas de la Revolución Francesa, bajo el puesto de pescados de su madre y esta, a su vez, pretende abandonarlo allí mismo y esperar a que las palas que recogen el pescado de la calle acaben con su recién nacido hijo, como hizo en sus cinco partos previos. Sin embargo, los llantos de Jean-Baptiste la delatan y mientras ella es arrestada y condenada a la muerte, se salva la vida del bebé.
Con este duro inicio podemos intuir que la historia de Grenouille no será la de un hombre amado sino más bien odiado. Podríamos llegar a afirmar que tendrá una vida más bien breve por la inmensa cantidad de enfermedades de la época y el convulso siglo en el que le ha tocado vivir. Pero hay algo que caracteriza a nuestro pequeño protagonista: carece de olor propio pero tiene un olfato ultrasensible, sobrehumano. Un olfato que será una arma letal y vivirá la vida a través de este. Un olfato que no entiende de secretos ni barreras. Un olfato que será una obsesión que le salvará la vida. Un olfato que será la brújula de Grenouille y, por lo tanto, de la narración. 
No os quiero adelantar hechos porque toda la historia, de principio a fin, es perfecta y lo último que deseo yo es destrozaros la trama. La historia se divide en cuatro partes y cada una culmina con la muerte de un personaje de la historia.
Süskind sabe como enamorar al lector. A través de su estilo fluido pero en ocasiones poético lo consigue con creces. Además, en algunos selectos comentarios se dirige directamente al lector desde el presente, incorporándolo a la historia. Tampoco se censura en ningún momento al hablar del sexo, la muerte, injusticias y cuan amarga sea la realidad de los hechos que se suceden en el relato. Los sentimientos y anhelos que se describen no intentan maquillar el egoísmo y la obsesión, más bien lo reflejan.
Todos los personajes que aparecen tienen su propia personalidad, y este es de los elementos que más valoro en mis lecturas: Baldini, un olvidado perfumista sin oficio alguno pero con una ambición malsana que crece a la vez que su éxito ilegítimo, el marqués Taillade-Espinasse que, sin apetito de más riquezas, busca hallar nuevos horizontes científicos con sus teorías y su sed de prestigio, la falsa Madame Arnulfi y su vago amante Druot… Todos y cada uno de estos personajes se piensan que se aprovechan del insignificante de Grenouille sin saber que es él quien los utiliza a ellos para alcanzar un fin. La ambición de nuestro protagonista es hacer el mejor perfume del mundo y frente a este sueño no lo detendrá nada ni nadie. Sin embargo, al largo de toda la novela se muestra como un hombre callado, obediente, dócil, frío y se deja explotar. Pero en realidad es calculador, despiadado y pragmático hasta el punto que el propio lector le tendrá temor. Él mismo se compara como una garrapata que espera pacientemente en un árbol a que llegue su momento y salte al vacío para encontrarse de frente con su destino. Una garrapata que viajará por toda Francia: París, Montpellier, Grasse…
Lo que más me ha gustado de la novela es la fantasía que destilan unas pocas escenas, camuflándose en la realidad. Cada vez que nuestro protagonista se aleja de algún personaje que haya marcado una etapa en su vida, este muere y empieza una nueva parte del libro. Para mí, lo mejor de todo, y al contrario de más de una reseña que he leído, es el final que me ha embriagado. Es la joya de la corona, cuando Grenouille nos muestra de lo que es capaz. Toda la historia estaría vacía sin su magistral culminación, que nos deja sin aliento. Se nota que el autor escribe con el corazón, que siente lo que nos cuenta.
Quizás a más de uno se les hagan pesadas las páginas que describen los olores o los procesos para crear perfumes que se exponen a lo largo del relato. En mi opinión, es de los mayores encantos de la novela pues si se narra la vida de Jean-Baptiste, cuya obsesión se basa en los olores: ¿Cómo se pretenden evitar? Además, Süskind tiene excelente pluma para tales descripciones hasta el punto de conseguir que el lector huela lo que huele Grenouille.
En general, sin ningún rastro de moralidad o ética Patrick Süskind nos hace un retrato del siglo XVIII francés basándose únicamente en el punto de vista del despiadado Grenouille. Una original novela que mezcla estilos: histórica, thriller, fantástica, drama social… Esta es la historia de un asesino que nos cautivará y hará que el lector sea testigo del desconocido y secreto mundo de los olores. Totalmente recomendable.
Para quien no se atreva con el libro, permitid que os recomiende la película, que es fantástica también. Es de esas adaptaciones cinematográficas que hace honor al libro demostrando que es posible.

https://www.youtube-nocookie.com/embed/MaFTrRUB3PY

Título: El perfume. Autor/a: Patrick Süskind. Título original: Das Parfum
Editorial: Seix Barral. Nº páginas: 259. Precio17,50€

106 comentarios sobre “El Perfume, de Patick Süskind

  1. Aquí estoy devolviendo la visita, aunque compruebo que tenemos unos gustos muy distintos. Yo lo intenté con este libro, pero no pude, no sé cuántas páginas llegué a leer y creo que hice un par de intentos, pero me parecía horroroso. Por buscarle algo bueno, hace ya casi 20 años y todavía lo recuerdo con desagrado, así que por nada del mundo me atrevería con la película.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s