El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

“- Pez- dijo en voz alta-. Seguiré contigo hasta la muerte.
Supongo que él también lo hará, pensó el viejo y esperó a que se hiciera de día. Hacía frío ahora que estaba a punto de amanecer, y se acurrucó contra la madera del bote para calentarse. Puedo resistir tanto como él, pensó. Al despuntar el día, vio el sedal que se alejaba y se hundía en el agua. El bote seguía moviéndose y el primer rayo de sol cayó sobre el hombro derecho del viejo.”

Me animé a leer este libro gracias a la excelente reseña de Mientrasleo, administradora de Entre montones de libros, que lo valoró como uno de sus imprescindibles. 

En esta historia- que más que historia es un cuento- conocemos a Santiago, un viejo y pobre pescador que vive en una vila costera y de tradición marinera. Conocemos también a Manolín, un muchacho que adora al viejo, lo acompaña a pescar y le lleva la comida y el diario con los resultados del béisbol, afición compartida por los dos. Sin embargo, después de cuarenta días sin pescar, los padres de este le ordenan que acompañe a otro pescador con mejor fortuna. Sin embargo, aún después de ochenta y cuatro días sin pescar ni un solo pez, Manolín sigue ayudando al viejo en todo lo que puede sin desobedecer a sus padres. El día ochenta y cinco Santiago sale a pescar y se topa con un gran pez. El viejo, lejos de dejarlo escapar, iniciará una lucha con el vigoroso pez avanzando mar adentro con el objetivo de pescarlo y llevarlo a puerto.
En un principio la trama me atrajo mucho, me pareció interesante leer este cuento de manos de Hemingway, autor con el que aún no me había estrenado. Además, el reducido número de páginas (150) y la letra grande de la edición Debol!llo se relacionaban directamente con el tiempo que tengo estos días para leer. Así, cargado de expectativas y ganas empecé con la lectura.
El valor, la paciencia y la fuerza adquieren una importancia primordial a lo largo del cuento, convirtiéndose en los tres elementos que protagonizan el cuerpo de la historia. El viejo está decidido en matar al pez y no duda en alejarse de la costa. Su objetivo llega a ser, en mi opinión, su obsesión: ni siquiera descansa por no correr el riesgo de perder su preciada presa. Echa de menos a Manolín, que es su luz y su esperanza en todo momento. 
Sin embargo y aunque el libro es cortísimo -lo leí en apenas dos días-, las páginas que relatan la odisea que pasa el viejo en su lucha para matar al extraordinario pez se me hizo bastante pesada. No obstante, conseguí hacer la lectura de tal detallismo e inmutabilidad en la historia al largo de numerosas páginas basándome en la voluntad de Hemingway de hacer que la paciencia del pescador fuera la paciencia del lector y la lucha del primero fuera la lucha del segundo también. 
Me llamó mucho la atención el aprecio que sentía el joven Manolín hacia el viejo y viceversa. Los dos se ayudan mútuamente: el muchacho cuida al viejo y este le lee el diario donde aparecen los resultados del béisbol y le enseña todo lo que sabe sobe la pesca.
En conclusión, como dice el prólogo de Juan Villoro “la conclusión moral depende totalmente del lector”. La mía fue que si se lleva un objetivo, por muy preciado que sea, hasta sus últimas consecuencias puede resultar inútil. El viejo y el mar es una parábola sobre el coraje y el combate contra la invencible naturaleza que, si bien no me arrepiento de haberlo leído, aguardaré un tiempo a repetir con Ernest Hemingway.
Animo a todos los que no os eche atrás los puntos que he señalado en esta reseña a embarcar con Santiago y luchar con él para conseguir el enorme pez. Y como siempre, mis sinceros agradecimientos a Mientrasleo por animarme a mí con este cuento que, si bien no me gustó tanto como a ella, retuve la sabia moraleja que lleva implícito el final.

https://www.youtube-nocookie.com/embed/NPzigN3QKbA

Título: El viejo y el mar. Autor/a: Ernest Hemingway. Título original: The Old Man and the Sea
Editorial: Debolsillo. Nº páginas: 160. Precio9,95€

28 comentarios sobre “El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

  1. El vaig llegir fa molt i des de fa poc tinc ganes de fer-ne una relectura. Trobar fins on has d'arribar per aconseguir un objectiu pot ser difícil, i és veritat, cadascú té les seves línies, el punt que et fa aturar. Bona ressenya.

    Me gusta

  2. Entre los dos no hacéis más que ponerme los dientes largos jajaja.
    Este libro fue una de las lecturas obligadas de mi época de estudiante. Comencé, como todos, a regañadientes y sin muchas ganas ni ilusión pero al final me sorprendió y me gustó mucho. De hecho, me arrepentí de haber puesto tan poco interés y tengo pensado releerlo un día de estos. Esta vez para apreciarlo como se merece.

    La relación entre ambos es uno de mis puntos favoritos del libro, muy tierna y fue de las cosas que me motivaron a llegar al final. Final que, como has mencionado contiene una conclusión moral a desentrañar, o deducir por el lector. Me encanta cuando un libro propone este tipo de reto.
    Creo que, guste o no, este es un libro que hay que leer al menos una vez en la vida 😉
    Besos

    Me gusta

  3. Pues he de confesarte que le tengo bastante tirria a este libro porque me lo hicieron leer en el instituto con 13 ó 14 años, y la verdad, no es una edad a la que se pueda apreciar la escritura de Hemingway. Resultado? Mala experiencia. No habrá una relectura.

    Un beso.

    Me gusta

  4. Hola Trotalibros,
    A mí me pareció un pequeño gran libro. Me pillas con un Faulkner recién acabado así que no la tomaré con Hemingway y trataré de ser objetivo. Como escritor, reconociendo su inmensa valía, hay quien le achacó cierta opacidad que no es del gusto de todos, creo que es lo que te ha podido ocurrir a ti. reo también que será un libro que disfrutarás más cuando lo releas dentro de unos años. Esos libros son toda una categoría jeje. Por cierto, te he dejado algo en mi blog.

    Me gusta

  5. Me alegra haber leído tu reseña, porque cuando lo leí me pasó lo mismo. Aunque la historia tenía un significado importante, se me hizo demasiado pesado y las pocas páginas como que se iban duplicando. Pero, igual que tu, no me arrepiento de haberlo leído. Sin embargo, yo no puedo esperar para leer Adiós a las Armas o Por Quién Doblan las Campanas de Hemingway. Espero disfrutarlos ambos.

    Tus reseñas siempre tan buenas.
    Saludos.

    Me gusta

  6. ¡Qué buena reseña! Leí la opinión de MientrasLeo y lo apunté como un potencial candidato para estrenarme con el autor; sin embargo, el mes de diciembre seguro que suspendo la “asignatura de lecturas” y no puedo embarcarme en un libro que exija demasiada paciencia. Por lo general, soy una persona bastante paciente, una buena oyente, pero últimamente me la voy gastando a lo largo del día..nada queda para la noche. Un abrazo.

    Me gusta

  7. Otra reseña buenísima sobre el libro que tengo pendiente, ¿sabes? este es un autor al que he llegado de forma inversa a la tradicional…Primero me ha atraido su vida, su trayectoría, su persona, y a raíz de ahí sus obras…Un besote!!

    Me gusta

  8. No me llama mucho la atencion, y menos la pesca xD no soy paciente para irme a pescar menos para leer un relato de alguien pescando xD. Puede ser que este señor, segun entendi esta obsesionado como el que queria atrapar a Moby Dick xD.
    Saludos!

    Me gusta

  9. Sigue siendo uno de los clásicos a los que no me atrevo, no sé si la temática me gustaría, me parece que me aburriría. El tema es que no tengo paciencia para pescar, menos aún para un libro así.
    Besos.

    Me gusta

  10. Leí este libro hace mucho tiempo y no me gustó. No sé si es que era demasiado joven y no entendí la historia o que simplemente no me gustó la prosa del autor, pero no conecté en ningún momento con lo que me quería contar. Sé que es uno de esos libros que hay que leer antes de morir, pero yo sólo lo recomendaría a gente con muuuuucha paciencia y ganas de conocer al autor. 1beso!

    Me gusta

  11. la verdad es que tenía pensado leerme algo de Hemingway, qué menos que empezar por aquí no? Tu reseña ha sido lo que me faltaba para darme este empujoncito… es más, me ha terminado de impulsar para hacer una idea que tenía en mente y llevarla a la práctica! ya te contaré(: xo

    Me gusta

  12. Me ha sorprendido ver la reseña de un clasico como lo es éste, la verdad. Yo soy de las que lo leyeron en el colegio digamos que por obligación, y soy de la opinión de que un libro de estas características hay que leerlo con más edad para saber apreciarlo. Tengo pendiente una nueva lectura para sacar mis propias conclusiones sobre si es bueno o no.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s