El Señor de los Anillos II. Las Dos Torres, de J.R.R. Tolkien

“Me pregunto sin embargo si algún día apareceremos en las canciones y en las leyendas. Estamos envueltos en una, por supuesto; pero quiero decir: si la pondrán en palabras para contarla junto al fuego, o para leerla en un libraco con letras rojas y negras, muchos, muchos años después. Y la gente dirá: «¡Oigamos la historia de Frodo y el Anillo!» Y dirán: «Sí, es una de mis historias favoritas. Frodo era muy valiente ¿no es cierto, papá?» «Sí, hijo mío, el más famoso de los hobbits, y no es poco decir.»
-Es decir demasiado -respondió Frodo, y se echó a reír, una risa larga y clara que le nacía del corazón. Nunca desde que Sauron ocupara la Tierra Media se había escuchado en aquellos parajes un sonido tan puro. Sam tuvo de pronto la impresión de que todas las piedras escuchaban y que las rocas altas se inclinaban hacia ellos. Pero Frodo no hizo caso; volvió a reírse-. Ah, Sam si supieras… -dijo-, de algún modo oírte me hace sentir tan contento como si la historia ya estuviese escrita. Pero te has olvidado de uno de los personajes principales: Samsagaz el intrépido. «¡Quiero oír más cosas de Sam, papá! ¿Por qué no ponen más de las cosas que decía en el cuento? Eso es lo que me gusta, me hace reír. Y sin Sam, Frodo no habría llegado ni a la mitad del camino ¿verdad, papá?»”

Ya comenté en la reseña de la primera parte de la más famosa de las trilogías fantásticas que desde pequeño me apasionaba El Señor de los Anillos. A los nueve años lo intenté leer en más de una ocasión pero siempre acababa por rendirme con la frustración añadida de no poder entender una lectura tan densa. Ese malogro me ha acompañado todos estos años -desde 2002-, aunque leía muchos otros libros de género fantástico como los libros de Narnia, de C.S. Lewis, amigo íntimo de J.R.R. Tolkien, sea dicho de paso.
Hace unos meses decidí poner fin a todas las dudas que me asaltaban cada vez que reveía las películas (mis condolencias a mi novia que, por mí, vio La Comunidad del Anillo en tres partes porque se dormía). ¿Cómo explicará aquella escena?, ¿eso que dice Gandalf lo dice realmente en el libro o se lo ha inventado Peter Jackson?, ¿esto sucede realmente en la narración original? La verdad es que me sorprendí gratamente cuando vi que entendía todo el libro a la perfección -no era más que un trauma infantil supongo-, y no solo lo comprendí sino que también me encantó.
El día de Sant Jordi conversé un rato con Luz Gabás, autora de Palmeras en la nieve, y los dos compartimos nuestra admiración por los autores de literatura fantástica. Relatar todo un mundo desde cero al lector con la habilidad suficiente como para no aborrecerlo es realmente asombroso. Hoy os traigo pues El Señor de los Anillos II. Las Dos Torres, de J.R.R. Tolkien.
Esta parte intermedia de la trilogía se compone, al igual que en la anterior, en libros. Sin embargo hay una diferencia: en la primera parte dicha división no marcaba un cambio sustancial en la narración, mientras que en esta sí. Así pues encontraremos en Las Dos Torres el Libro Cuarto y el Libro Quinto. El primero se divide en once capítulos y el segundo en diez. El Libro Cuarto nos relata las aventuras de Pippin y Merry que, raptados por los Uruk-hai de Isengard, consiguen huir a Fangorn, un bosque poblado de unas curiosas y ancianas criaturas llamadas Ents. También se reanuda el camino del hombre, Aragorn, el elfo, Legolas, y el enano, Gimli, que siguen la pista de los Uruk Hai para liberar a los dos medianos. Eso les lleva hacia el mismo bosque, aunque en vez de encontrarse a un Ent se topan con un mago. Este encuentro hará que cambien su dirección y se dirijan hacia el reino de Rohan. Por otro lado, el Libro Quinto nos narrará la continuación del camino de Frodo, el portador del Anillo, y su inseparable amigo Sam hasta el túnel de Ella-Laraña. Sin embargo otra criatura se sumará a esta fracción de la disuelta Compañía del Anillo; el reaparecido Gollum -que conocimos en El Hobbit-. En contra de los deseos de Sam, hará de guía. 
Tengo que confesar que esta segunda parte me ha gustado más que la primera, que destina muchas páginas en arrancar el viaje. En Las Dos Torres, en cambio, desde la primera línea estás metido en la acción y el autor puede avanzar la narración en seguida. La lentitud que me frustró en la primera parte parece agilizarse en esta continuación. J.R.R. Tolkien ha vuelto a asombrarme con su habilidad por describir paisajes dispares y el control que demuestra tener en todo momento de la historia.

Las canciones siguen teniendo un lugar privilegiado en la narración y en esta secuela me ha parecido

Otra edición del libro de Minotauro.

que la historia original y escrita se aleja más de la película que en la primera parte de la saga. Mientras que en la película se centra más en la acción y en la guerra, Tolkien no emplea muchas páginas en describir la batalla entre Rohan e Isengard. Al haber visto tantas veces la película me desilusionó un poco el que no narre más detalladamente la batalla pero es innegable que las líneas que se ahorró en esto lo invirtió en muchas escenas espectaculares que no sé con qué criterio Peter Jackson decidió no introducir en la película -si fuera por mí cada película duraría cinco horas, lo sé-. Para concluir esta comparación del libro con su adaptación cinematográfica resaltar un detalle que me encantó descubrir: el recuento competitivo entre Legolas y Gimli en la batalla es real. Muchas veces me lo había preguntado y siempre descartaba la idea de que fuera original de los libros de Tolkien. Un punto divertido y curioso que me encantó en la película y me encandiló en el libro.

También me sorprendió gratamente que me agradara más el Libro Quinto (el camino de Frodo, Sam y Gollum) que el Libro Cuarto (las aventuras del resto de la compañía). En mi opinión esto se debe al personaje de Gollum -o Sméagol-, curioso, original y enigmático. Su carácter bipolar hace que sea completamente impredecible para el lector, que sufrirá de forma permanente por el destino de esos buenos y desdichados hobbits que protagonizan esta maravillosa aventura. Una vez más Tolkien, con su estilo sereno y formal, consigue atraparnos en su aura de fantasía, en un mundo ya conocido por doquier como la Tierra Media, que me la conozco como la palma de mi mano pues desde pequeño en el patio jugaba a ser Frodo o, si me tocaba ser el malo, un jinete negro (Marina, amiga de la infancia y lectora de este blog aun me recuerda aquellos juegos). Estamos ante, simple y llanamente, el paradigma de la literatura fantástica.

He echado de menos, no obstante, conocer más a fondo a los personajes. El autor tiene por costumbre introducir nuevos actores de una forma completamente superficial. Después de dos libros siento que no conozco demasiado a los mismísimos protagonistas. En este aspecto la película logra alcanzar metas que Tolkien, en mi opinión, no llega a conseguir en el libro. La historia se desarrolla como si de una leyenda mítica se tratara. Eso en El Hobbit encajó a la perfección porque la narración era breve. En una saga larga, no obstante, crece el anhelo del lector de conocer más íntimamente sus protagonistas. Aunque considero que este punto es una laguna en el estilo de Tolkien, para nada desmerece esta obra magistral.
Otra cosa que me desagradó y, en mi humilde opinión, debería corregir Minotauro es el mapa del libro. Simplemente no hay. Solo está en La Comunidad del Anillo. Esto puede parecer una tontería pero puede llegar a ser engorroso el que cada vez que quieras situar a los protagonistas de la saga en el mapa de la Tierra Media tengas que dirigirte a la estantería y sacar la primera parte de la trilogía. ¿Tanto cuesta incorporar un mapa en cada una de las tres partes?

En conclusión, Tolkien me ha conquistado de forma definitiva con esta segunda parte de la legendaria saga de El Señor de los Anillos. La aventura se agiliza y el autor introduce en la historia dosis de acción y movimiento que llegan al lector como balones de oxígeno después de la lenta narración de La Comunidad del Anillo. Su estilo pulido y formal, su pasión por la geografía y su extraordinaria imaginación laten en cada página y dan como resultado una maravillosa segunda parte de la saga con un acento fantástico que se encuentra ausente en su adaptación cinematográfica. Lectura obligatoria para todos los fans de la literatura fantástica.


Título: El Señor de los Anillos II. Las Dos Torres. Autor/a: J.R.R. Tolkien. 
Título original: The Lord of the Rings II. The Two Towers
Editorial: Minotauro. Nº páginas: 408. Precio20,95€

61 comentarios sobre “El Señor de los Anillos II. Las Dos Torres, de J.R.R. Tolkien

  1. Simplemente sublime. Siempre he sido una rendida admiradora del profesor Tolkien pero su obra cumbre me sigue pareciendo esta trilogía (en realidad él la concibió como un solo libro pero el papel escaseaba, era caro, y sus editores no quisieron arriesgarse a un solo tomo enooorme). Una obra extraordinaria, que recomiendo a todos (sean aficionados a la literatura fantástica o no) y que suelo leer de vez en cuando a lo largo de los años. Y sí, coincido contigo en que “Las dos torres” es mucho más vibrante que “La comunidad”. Besos!!

    Me gusta

  2. Leí los tres en un solo volumen hace unos años y a pesar de que pensaba que no me gustarían ya que la fantasía no es lo mío, me encantó. No se me hizo pesado en ningún momento y la historia me pareció fascinante
    besos

    Me gusta

  3. Pues sabía que al principio era un libro, lo que no sabía eran las razones que me cuentas! Claro, Tolkien por aquel entonces solo era conocido por El Hobbit y sí, había triunfado, pero no tanto como para que invirtieran tanto en su nuevo proyecto. ¿Qué te pareció la tercera?
    Besos,

    Me gusta

  4. Yo no soy muy fan de la fantástica, quizá por eso este libro no me entusiasmó, lo leí porque es un clásico que tenía que conocer y me alegro de haberlo hecho porque tiene partes muy entretenidas, especialmente las de los hobbit, sin embargo, esta segunda parte fue la que menos me gustó, al contrario que a ti, más que nada porque había muchísima parte bélica. Un abrazo

    Me gusta

  5. Son historias realmente muy buenas porque se basaba en mitología y en historias de las culturas nórdicas, de lo más interesante, yo vi en las películas online de HBO la de El Señor de los Anillos, Las Dos Torres y creo que es la que más me gusta de las tres, tiene mucha acción y a los Ents que son mis favoritos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s