Sueño, de Haruki Murakami

“Hace ya diecisiete días que no puedo dormir. 
No hablo de insomnio. El insomnio lo conozco un poco. Una vez, cuando estudiaba en la universidad, sufrí algo parecido. Hago notar que era “algo parecido” porque no tengo la certeza de que los síntomas coincidan con lo que la gente suele entender por insomnio. Supongo que, si hubiera ido al hospital, al menos habría averiguado si se trataba o no de insomnio. Pero no fui. Porque me daba la impresión de que no serviría de nada. No es que tuviera algún fundamento especial para creerlo. Me lo decía simplemente la intuición. Que sería inútil. De modo que no visité a ningún médico y se lo oculté todo el tiempo a mi familia y a mis amigos. Porque sabía que, si se lo decía a alguien, me aconsejaría, sin duda, acudir al hospital”.
De vez en cuando -muy de vez en cuando- como lectores tenemos la suerte de cruzarnos con algo especial, un autor que nos saca de nuestras casillas -conocidas y, en ocasiones, hasta aborrecidas- para despertarnos y hacernos ver que de literatura no hay solo una. El Escritor -así, en mayúscula- japonés que es eterna apuesta en los Nobel me ha vuelto a desconcertar. Hoy os traigo Sueño, de Haruki Murakami.

La protagonista y narradora de esta historia es una ama de casa convencional; tiene un marido que la quiere y un hijo al que cuida con amor y cariño. Su vida se ha instalado en una rutina que se va repitiendo indefinidamente hasta el día en el que nuestra narradora pierde el sueño. Deja de tener la necesidad de ir a dormir y no se siente nada cansada a consecuencia de ello, sino todo lo contrario, su cuerpo rebosa energía y juventud. Ocultándose a su familia por las consecuencias que podrían derivar de la revelación de un suceso tan paranormal empieza a llevar una doble vida: durante el día sigue su habitual monotonía. Por la noche decide aprovechar todo ese tiempo que el resto de la humanidad pierde durmiendo.

Este relato me ha encantado. Haruki Murakami me ha vuelto a conquistar con su lenguaje sencillo pero hábil a la vez que nos sitúa no con, sino dentro de su protagonista y nos cuenta un hecho tan fuera de lo común como que una persona, del día a la mañana, deje de dormir. Al igual que en La metamorfosis de Kafka Gregor Samsa se levantaba convertido en una cucaracha gigante, nuestro protagonista deja de dormir. Las dos historias tienen en común el que sus autores aprovechan esta excusa para hacernos reflexionar sobre la vida y las personas.

Me ha hipnotizado el proceso a través del cual pasa la protagonista de una vida lineal y repetitiva pero a la vez comfortable y cotidiana a otra en la que cuestiona esa realidad y cada vez vive más desconectada de ella, actuando durante el día como se espera de ella, haciendo lo que hace siempre pero sin poner el corazón en ello, mientras que por la noche es ella misma: progresivamente vuelve a comer chocolate, a leer clásicos de la literatura rusa. De alguna manera ha vuelto a nacer. Me impactó sobremanera cómo ni su marido ni su hijo no se da cuenta del cambio que sufre.

Estamos ante un relato muy profundo cuya relectura estoy seguro que lleva a fijarse en muchos detalles que se pasan por alto a la primera. Como siempre Haruki Murakami deja muchos cabos por atar y el final, rompedor y tenso, deja al lector sin aliento. “¿Pero cómo acaba” susurro al acabar. Y después sonrío, sonrío porque Murakami lo ha conseguido otra vez. Me ha dejado con el corazón a cien por hora. A mi parecer ha vuelto a escribir el final en tinta invisible, pero realmente es uno de esos desenlaces del que hablar y discutir durante horas y horas en un club de lectura*. Murakami, al menos para mí, es un autor que valora de verdad una vez finalizo sus obras.

El que no haya leído nunca a este autor no sé si recomendaros la lectura de Sueño -por ejemplo, mi madre detesta a este autor, todo es cuestión de gustos- pero a los que, en cambio, os gusta Murakami éste es un imprescindible. Advertir que es un relato corto y, como tal, con las excelentes y surrealistas ilustraciones de Kat Menschik -supervisadas todas por Murakami, que las ha calificado de diferentes y únicas- incluidas, el libro no ocupa más de 80 páginas.

Por parte de la editorial independiente Libros del Zorro Rojo cabe destacar la cuidada edición de Sueño: la tipografía, el tipo de papel, la tapa dura, las imágenes y hasta el color. Ya lo hicieron con Cartas de la monja portuguesa, leer libros editados con tanto gusto y cariño da gusto.

En conclusión, en Sueño encontramos un relato corto escrito por un joven Murakami que ya presume de estilo propio. He encontrado cierto paralelismo entre este y La metamorfosis de Kafka en el hecho de que un cambio lleve a su protagonista a profundas e interesantes reflexiones que se quedan clavadas en el lector para siempre. El final, inmejorable. La edición, exquisita. Las ilustraciones muy acertadas. Solo me queda por decir: gracias Murakami, gracias Libros del Zorro Rojo, gracias Kat Menschik, ¿a qué esperas, lector?

//www.youtube-nocookie.com/embed/TUbbK0sFCTs

Editorial: Libros del Zorro Rojo. Nº páginas: 81. Precio papel: 14,90€

Notas

* Si alguno de vosotros se lo ha leído y le gustaría discutir conmigo el final o la historia en sí enviadme un mensaje privado al Facebook del blog o un email a trotalibrosblog@gmail.com.

1. Agradecimientos a Libros del Zorro Rojo por el ejemplar. Para comprarlo click aquí, para más información aquí.

2. Podéis disfrutar del primer capítulo del libro aquí.

51 comentarios sobre “Sueño, de Haruki Murakami

  1. Hola a tod@s, me llamó la atención este libro que tiene como temática el sueño, este tema representa una constante interrogante en la vida de todo ser humano, ¿que hacemos mientras soñamos?, ¿Porque una persona que no duerme al final muere?, ¿Porque a través del sueño se puede regenerar parte de nuestro ser?, ¿Porque a traves del sueño y no de otra función fisiológica?. ¿Porque ocupamos la tercera parte de nuestra vida y no menos durmiendo y parte de ella soñando?.

    Salvador Dalí, uno de los grandes representantes de las representaciones oniricas, redundaba constantemente en este tema, lo cual fué uno de los atractores con lo cual impresionó a muchos de sus contemporáneos y actualmente lo sigue haciendo.

    Me surge una interrogante, ¿Cómo explica la teoría del caos el sueño?, es posible medirlo a través del estudio de las ondas en el electroencefalograma, ¿si es así que se puede deducir de ello?

    Espero leer a la brevedad este libro, saludos.

    Armando T.S.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s