Otra vuelta de tuerca, de Henry James


“La historia nos había mantenido alrededor del fuego lo suficientemente expectantes, pero fuera del innecesario comentario de que era horripilante, como debía serlo por fuerza todo relato que se narrara en vísperas de navidad en una casa antigua, no recuerdo que produjera comentario alguno aparte del que hizo alguien para poner de relieve que era el único caso que conocía en que la visión la hubiese tenido un niño.”

Quiero empezar esta reseña confesando que la lectura de este libro ha supuesto una gran decepción para mí. No por el libro, sino por el cine español. Y es que yo no encontraba ninguna película española que me gustara hasta que vi Los Otros o El Orfanato y recuerdo que pensaba: “¡Cuánto talento tiene nuestro país! ¡A parte de buenos actores cuánta imaginación para desarrollar una película así!”. Hoy en día no es habitual una película con un argumento inolvidable si no proviene de un libro (no me malinterpretéis, hay muchísimas excepciones a esta afirmación, pero hay que reconocer que suele coincidir el tener un gran argumento con estar inspirado en un libro). El hecho es que con la lectura de este libro descubrí que ambas películas, motivo de orgullo nacional, estaban inspiradas en este libro. ¿Que tienen todo el derecho de inspirarse en libros extranjeros? ¡Faltaría más! Pero lo desconocía por completo y me supuso una decepción importante…. En fin, hoy os traigo, pues, Otra vuelta de tuerca, de Henry James.

Conocemos a una institutriz cuando acepta la oferta de ir a vivir en una mansión victoriana de Inglaterra para criar a dos hermanos. Cuando llega le impresiona el paisaje, la mansión y la bondad de los tranquilos y obedientes niños a los que se dedica. Sin embargo no tarda en apreciar en ellos la sombría huella de la anterior institutriz, la señorita Jessel, y el criado, Peter Quint, ambos muertos en extrañas circunstancias. Al intentar ayudarlos no tarda en percibir la presencia de fantasmas en la vetusta mansión.

Empiezo por la conclusión: este ha sido el mejor libro de miedo que he leído nunca. No soy demasiado aficionado al género, pero este realmente me ha resultado escalofriante. De hecho, cuando Henry James envió al editor el manuscrito escribió a su amigo Edmund Goose: “Al terminar estaba tan asustado que me daba miedo ir a la cama”. En mi opinión, la clave de este éxito ha sido, sin lugar a dudas, el hecho de que la institutriz sea la narradora en primera persona de la historia. Y es que a lo largo de todo el relato es imposible discernir si realmente están sucediendo hechos paranormales o nuestra protagonista se ha vuelto loca. Se encuentran argumentos para apoyar ambas teorías en la narración; por un lado la institutriz parece obsesionada y su forma de relatar su experiencia no carece de cierto tono paranoico, pero por otro la ocurrencia de apariciones parece innegable desde sus ojos. Esto abre el abanico de interpretaciones que el narrador no se dedica a eliminar, sino a fomentar. Y todo esto lo consigue conservando el tono de una historia de miedo contada al lado del fuego antes de ir a dormir.

El tono y la personalidad casi demente de la narradora pone de los nervios desde la primera página al lector; ante escenas que podrían ser serenas y hasta alegres, iluminadas por el candor de unos hermanos que aparentemente son los niños más obedientes e inocentes del mundo, son transfiguradas a través de la forma de narrarlas en terroríficos hechos falsa e irónicamente sencillos que guardan una realidad tan misteriosa como aterradora. Libros como este demuestran la fuerza que tiene la forma de narrar, siendo este elemento capaz de cambiar por completo la historia en sí.

El final abierto deja sin aliento ante todas las posibles interpretaciones. Esta es la clave del éxito de este libro; te ofrece un punto de vista exageradamente subjetivo y da a elegir al lector a quien de sus personajes cree, al narrador o a los demás.

En conclusión, este es un libro de terror en mayúsculas. Cada vez que la protagonista sufre una aparición al lector se le parará el corazón pero lo que realmente provoca miedo es la incertidumbre de no saber la verdad verdadera de lo que sucede. La guinda del pastel: el narrador. Un libro absorbente y oscuro que no solo te hará creer en fantasmas, también en la pericia inagotable de los buenos escritores.

21 comentarios sobre “Otra vuelta de tuerca, de Henry James

  1. Este libro me parece grandioso, aunque lo leí hace mucho y no recuerdo gran cosa. Queda pendiente una relectura. Y por cierto, no me había fijado en el parecido con El orfanato… sí que tiene similitudes, no me lo había planteado.

    Me encanta la portada de Debolsillo, es una auténtica pasada.

    Me gusta

  2. Este libro me encanta! Totalmente de acuerdo con tu reseña. Por cierto, hay una peli basada en este libro bastante buena, con Deborah Kerr como protagonista. Si no me falla la memoria, se titula Suspense. Por si te apetece verla.
    Besotes!!!

    Me gusta

  3. Bueno, es que te has ido a todo un clasicazo. Lo leí hace no demasiado aún, y por supuesto que tiene influencias posteriores, sería bastante injusto que una historia como la que James nos deja no inspirase a futuros autores en futuras historias, sea el formato que sea. James juega perfectamente a desconcertar al lector y ahí radica, en gran parte, el legado que esta historia ha dejado. Clasicazo de los indispensables, para mí.

    Tiene una adaptación, para mí, bastante notable a la gran pantalla en aquella “The innocents” de los 60.

    Un abrazote! 😉

    Me gusta

  4. Con lo que me gustan a mí los libro de terror, y ninguno me ha llegado a dar el suficiente miedo. Creo que con este tengo una oportunidad para leer una historia genial. Y lo que inspiró a esas películas, tampoco lo sabía.

    Me gusta

  5. Este libro lleva rondando por mi casa un montón de años y te aseguro que ha habido conatos de empezar a leerlo… Pero no logro conectar con la historia y saber que me va a dar miedo tarde o temprano me frena a la hora de ponerme con él… Quizás algún día lo saque de su ostracismo, pero de momento, ganan mis manías personales. 1beso!

    Me gusta

  6. Pues no tenía ni idea de que Los otros y El orfanato se inspiraban en este libro. Yo también pensé lo mismo cuando vi esas dos películas. Hasta ese momento nunca le había prestado mucha atención al cine español. Henry James siempre me ha gustado, de él leí tres libros y nunca me decepciona así que éste lo apunto.

    Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s