El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger

“Nueva York es terrible cuando alguien se ríe de noche. La carcajada se oye a millas y millas de distancia y le hace sentirse a uno aún más triste y deprimido.”
La literatura siempre ha influenciado a la gente, aunque no siempre para bien. El Manifiesto del partido comunista, de Marx y Engels, y Mi lucha, de Adolf Hitler, son solo los ejemplos más nítidos y conocidos de las graves consecuencias que pueden emanar de la palabra escrita.

El libro que os traigo hoy es de ficción y ha sido el más censurado y a la vez el más estudiado en Estados Unidos. Pero lo más curioso de esta novela es su leyenda negra. John Hinckley, quien intentó asesinar al presidente Ronald Reagan, confesó estar obsesionado con esta obra. Lee Harvey Oswald, presunto asesino del presidente Kennedy, también estaba fuertemente influenciado por esta novela. Mark David Chapman compró un ejemplar por la mañana del 8 de diciembre de 1980 y escribió en él “Esta es mi declaración”, firmando como el guardián entre el centeno. El mismo día asesinó a John Lennon y en la escena del crimen esperó a la policía leyendo la novela. Hoy os traigo El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger.

Conocemos a Holden Caulfield, un adolescente de diecisiete años al que, por enésima vez, expulsan del instituto por el escaso interés que demuestra por los estudios. Así, decide coger una habitación en un hotel barato de Nueva York y pasar los días previos a que llegue la noticia a casa vagando por las calles de la ciudad, esperando encontrar algo que ni él sabe qué es.

Normalmente cada vez que un escritor intenta ponerse en la piel de un adolescente adoptando su tono, su vocabulario y su conducta me horrorizo. Y cuando lo hacen para acercarse al público juvenil y hablar de temas como el sexo, las drogas y otros problemas en un tono educativo me hierve la sangre. Sin embargo, en esta novela J. D. Salinger me ha dejado con la boca abierta. Ha conseguido reflejar la esencia perpetua de la adolescencia, con todos sus desvaríos e imperfecciones, a través de una narración en primera persona. Cuando digo perpetuo me refiero a que no imita la conducta adolescente de los años cuarenta; todos los adolescentes, del pasado, del presente y del futuro, eran, son y serán Holden Caulfield. Las dudas, el sentimiento de soledad y de incomprensión, los juicios premeditados y las contradicciones no solo se denotan en sus acciones y reflexiones, sino también en su forma de narrar, lo que hace imposible no empatizar con el controvertido protagonista.

Mientras Holden recorre la ciudad de Nueva York vamos conociendo más sobre su persona: le repelen las convenciones sociales, la hipocresía, la falsedad y la gente “estúpida”. A lo largo de la narración repite expresiones construyendo una personalidad compleja y fiel a sí misma. Durante sus paseos se encuentra con otros personajes relacionados de alguna manera con su pasado y su presente, comete muchos errores y se siente terriblemente solo. Sin embargo, el autor no ignora su lado más tierno con el amor que siente por su fallecido hermano Allie y su hermana pequeña Phoebe.

En conclusión, con este libro parece que no hayan opiniones moderadas; hay quienes lo admiran y hay quienes lo detestan. Unos encuentran la fama del libro justificada y otros acaban de leer su última página decepcionados. La publicación inicial de El guardián entre el centeno en 1945 provocó un verdadero impacto en la sociedad estadounidense por exponer sin censuras ni florituras temas como la sexualidad o el alcohol relacionados con la adolescencia. En mi opinión, es uno de esos libros imprescindibles. A mí no me ha dejado para nada indiferente.

El otro día os hablaba de Ignatius, el protagonista de La conjura de los necios. Aunque ambos personajes son completamente distintos, también es cierto que también comparten alguna que otra similitud. Ignatius con su gorro de caza verde y Holden con el suyo rojo recorren las calles observando y analizando sin acabar de comprender, sin acabar de encajar en la sociedad. Ambos se sienten a millas y millas de distancia de todo el mundo.

PD: para los curiosos, el título de la obra proviene de un poema de Robert Burns.

24 comentarios sobre “El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger

  1. Quiero, no, necesito leer esta novela. Llevo mucho tiempo detrás, pero aún no la tengo en mis manos. Espero que antes de que acabe el año pueda haberla leído :D. Me intriga mucho su argumento y el estilo del autor que explicáis muchos. Sin duda, es una novela interesante que ha de ser leída.
    Besitos<3

    Me gusta

  2. Me gustó y me sorprendió esta novela que leí hace aún no mucho, pese a ser todo un clásico. Ese protagonista tan atípico pero que es el motor de toda la historia es de los inolvidables.

    Un abrazote!

    Me gusta

  3. Recuerdo que su lectura me llevó incluso a buscar el poema que le da título. Me llamó la atención ese punto porque no veía sentido al título teniendo en c uenta la trama.
    Me encantó la historia, como todas las de descubrimiento y de cambios de madurez y me sorprendió el lenguaje para la época en que estaba escrito
    Definitivamente pertenece a una de mis temáticas afines
    Besos

    Me gusta

  4. ¡Hola! Tengo muchísimas ganas de leerme este libro algún día. Creo que los clásicos deberían leerse todos, aunque a veces este no entre en esa categoría, yo creo que es uno de ellos al ser tan revolucionario en su época. Sin duda caerá :3 Me alegro de que lo hayas disfrutado, y gracias por la reseña! ¡Un besito! 😀

    Me gusta

  5. Ese libro me acompaño más de una vez durante mi dura adolescencia. Le tengo muy buenos recuerdos, y otros malos, y por alguna razón no tengo ganas de volverlo a leer… Pero marcó un ante y después.

    Me gusta

  6. Yo soy del grupo de los que detestan este libro: no sé si lo leí muy joven o qué, pero no conecté para nada con su protagonista y no guardo ningún buen recuerdo de su lectura. Hay libros que, a pesar de su fama, no encandilan a todos sus lectores. 1beso!

    Me gusta

  7. Hola!!! este libro me lo recomendo una amiga hace ya bastante tiempo, pero nunca he encontrado el tiempo para leerlo, pero despues de leer tu reseña me ha entrado muchas ganas. Y me parece muy interesante la leyenda negra tras el libro, no lo sabia.
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
    Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
    Un saludo, nos leemos

    Me gusta

  8. Conocía esa historia “oscura” sobre el libro. No creo que el leer el libro haya impulsado a esos asesinos a cometer lo que hayan hecho, supongo que fue casualidad.
    En cuanto al libro, lo le´hace bastante. Cuando lo terminé no me convenció. Con el pasar del tiempo, me ha dejado buena sensación, pero no creo que lo relea.

    Me gusta

  9. El guardián entre el centeno es de mis libros favoritos: Me enamoré de Holden, de su personalidad, de su hermana..me gusta TODO de este libro! Es un crimen que no haya leído nada más de Salinger, aunque pienso remediarlo pronto. Un beso y por aquí me quedo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s