Stoner, de John Williams

 
“Pero durante las semanas que Edith pasó en San Luis, cuando daba clases, se encontraba a veces tan abstraído en su asignatura, que se olvidaba de sus limitaciones, de sí mismo, e incluso de los alumnos que tenía enfrente. De vez en cuando se sentía tan arrebatado de entusiasmo que tartamudeaba, gesticulaba e ignoraba los apuntes de clase que normalmente guiaban sus discursos. Al principio le molestaban estos arranques, como si se tomara demasiadas confianzas con su asignatura, y se disculpaba con sus alumnos pero cuando éstos empezaron a reclamarle después de clases, y cuando sus ejercicios empezaron a revelar indicios de imaginación y el asomo de un amor vacilante, se animaba a hacer aquello a lo que nunca le habían enseñado. El amor a la literatura, al lenguaje, al misterio de la muerte y el corazón manifestándose en la nimia, extraña e inesperada combinación de letras y palabras, en la tinta más negra y fría… el amor que había ocultado, como si fuese ilícito y peligroso, empezó a exhibirse, vacilante en un principio, luego con temeridad y finalmente con orgullo.”


Una de las frases que mejor expresan lo que siento al ser lector habitual es una de George R. R. Martin, autor de la aclamada saga Juego de Tronos: “un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una“. Esa es una de las razones por las que me encanta leer, el conocer tan íntimamente a los personajes, la empatía con la que el lector se pone en su lugar, sufriendo sus penas, disfrutando sus placeres, anhelando sus deseos y temiendo sus miedos. Hoy os traigo un libro especial que llevó esta sensación a un extremo inusitado. Esta reseña es, sin duda, una de esas difíciles de afrontar. Hoy os hablaré de Stoner, de John Williams.

Ya os hablé de este autor con Butcher’s Crossing -voy a leer sus tres novelas en orden cronológico- y creo que dejé claro que me había encantado. Mientras que Butcher’s Crossing es la historia de un joven que va de la universidad a lo salvaje, se puede decir que Stoner es lo contrario. William Stoner es el único hijo de una familia humilde y taciturna que vive en una granja y trabaja día tras día sus tierras. Un día su padre, hombre de pocas palabras, le propone a su hijo ir a la Universidad de Missouri a estudiar agricultura, pues ha oído que allí enseñan técnicas que serían de ayuda. Así pues, durmiendo y comiendo en casa de unos tíos a cambio de trabajo, Stoner empieza a ir a la universidad. Aunque en general lleva las asignaturas de una forma notable hay una que se le resiste: literatura inglesa. Esta asignatura obligatoria que al principio le supone un dolor de cabeza le empieza a gustar hasta el punto que decide dejar la carrera de agricultura para estudiar literatura sin consultar a sus padres.

 

No os creáis que lo que os he contado del argumento de este libro es una sinopsis. Solo es el arranque de la novela, resumido hasta la primera decisión que Stoner toma por sus propios anhelos. Sin embargo, ¿cómo sería la sinopsis de una vida, con sus aciertos y sus errores, con sus amores y sus desamores, con sus alegrías y sus pesares? Porque esto es lo que es esta novela; una vida. Una vida con nada fuera de lo común. Sin embargo, la pluma ligera y sabia de John Williams sabe cómo acercarnos a su protagonista, hacernos vivir su vida, hacernos sentir el paso de los años en un suspiro, o más bien en una lectura.

El mayor logro de la novela, a mi parecer, es que el autor nos consigue convencer de que un hombre que superficialmente nos resultaría un ser aburrido, pasivo, gris y anodino, en realidad es un hombre extraordinario, profundo, tierno y sensible. Y lo hace con un estilo aparentemente sencillo pero en el que no sobra ni falta una sola palabra. John Williams sabe cuando callar, cuando hablar y cuando dar a entender algo. Y el resultado es increíble. Leyendo este libro realmente me parecía que yo era el protagonista y en algunos momentos esta empatía llegaba a ser física; podía sentir los latidos de mi corazón acelerándose, la angustia en mi estómago, la inquietud en mis piernas inquietas, la felicidad en mi sonrisa inconsciente. Tom Hanks, célebre actor, lo resumió de una forma excelente: “se trata simplemente de una novela sobre un tipo que va a la universidad y se convierte en un maestro. Pero es una de las cosas más fascinantes que jamás he encontrado”.

Sería esta una reseña imperdonablemente incompleta si no mencionara la sublime personalidad de los personajes secundarios que rodean al protagonista. Su mujer, su hija, sus amigos, sus enemigos, sus padres… todos son retratados con una profundidad increíble en relación con las líneas que se le dedican. John Williams logra, en pocas palabras, describir complejidades de las relaciones humanas a las que otros escritores han dedicado volúmenes enteros sin acercarse a la idea. A mí sorprendentemente me llamó especialmente la atención su madre. Y digo sorprendentemente porque sale más bien poco en la novela, sin embargo la difusa complejidad que me inspira este personaje y específicamente un momento de la novela, no me pasaron desapercibidos.

No es nada nuevo lo mucho que me gusta John Williams, al que considero un gran escritor que fue tristemente ignorado todo este tiempo, y aun ahora no es muy conocido. Sin embargo, dejadme insistir de una forma más explícita y directa lo que os quiero decir con todo esto: leed este libro de una maldita vez. No esperéis más.

En conclusión, cuando acabé la lectura sentí que algo en mí había muerto. Sentí el paso del tiempo de una forma que, por mi irreflexiva juventud, nunca había sentido. También sentí el peso de una vida que me ha sido contada en doscientas cuarenta páginas pero en la que no echo de menos un solo matiz. En definitiva, sentí lo que supongo que se debe sentir cuando uno acaba de leer una obra maestra, un libro perfecto.

*

La pintura de la cabecera es Las novelas parisinas , de Vincent Van Gogh (1887).

*

31 comentarios sobre “Stoner, de John Williams

  1. Desde que leí un artículo en el País hablando sobre este libro que en España había pasado desapercibido mientras en los demás países había sido un éxito,y tras luego ver varias reseñas, incluída la tuya, tengo muchas ganas de leerlo.

    Me gusta

  2. Acabas de poner otro ladrillo sobre mi conciencia… Llevo con este libro en mi estantería desde hace un montón de meses y me da tanto respeto leerlo que lo pospongo sin remedio… Tengo que no me impacte tanto como a la mayoría de lectores, pero tendré que atreverme y comprobarlo por mí misma. 1beso!

    Me gusta

  3. Es un libro extraordinario, que pasó desapercibido en su momento, pero ahora está gozando de mucha fama en varios países. Parece que de repente todo el mundo ha descubierto a “Stoner” y el marketing hace el resto. No obstante, vale la pena conocer la vida del profesor Stoner. Como bien dices, sus 200 páginas contienen más emociones que la mayoría de las novelas.

    Me gusta

  4. Lo tenía en mente hace tiempo. Con tu recomendación tan encarecida me dan ganas de leerlo ya. Me encanta esa edición de las fotos (y con ese fondo tan adecuado queda genial); hoy he visto otra en una librería y es que no me gusta nada esa gris (la de la editorial Baile del Sol)… En fin, como bien dices, no sé qué hago que no la leo ya. Al final esto de querer leer tantas cosas va a acabar conmigo. ¡Besos!

    Me gusta

  5. Me ha encantado la reseña (y me han flipado las fotos, preciosas). Tengo este libro apuntado desde hace tiempo, pero creo que necesito un estado de ánimo especial para leer un libro como este, para lograr captar toda su esencia. No has hecho más que incrementar mis ganas de hincarle el diente, que espero que sea pronto, cuando tenga la quietud y tiempo necesario para dedicarle a un libro de semejantes características.

    Por cierto, sé que no viene a cuento, pero me encanta el diseño del blog. Creo que es de los más bonitos que he visto por ahí.

    Un saludo!

    Me gusta

  6. Stoner… quien lo conoce se lo queda. En parte aunque es un libro muy ignorado a nivel de boom editorial y ventas, sin embargo me gusta ese camino que lleva, silencioso, pero llegando poco a poco a lectores que saben apreciarlos. Creo que el propio Stoner no habría elegido otra forma de hacerlo.

    Unas fotos muy chulas.

    Gracias y saludos!

    Me gusta

  7. “Stoner” es una novela luminosa, no sé cómo decirlo de otra manera. Me deslumbró la exactitud y la delicadeza del autor, capaz de explicar un mundo entero en una sola frase. Tengo que leer “Butcher's Crossing” porque me ha gustado tu reflexión sobre que es un poco un viaje al revés de “Stoner”, de la civilización a lo salvaje 🙂

    Me gusta

  8. Ya legará su momento, por que pienso leerlo. Del autor no he leído nada; y casi seguro que el primero que lea será este. Ya me conozco casi hasta la historia, de tantas reseñas que he leído, lo bueno -o malo, por expectativas y tal- es que todas son positivas.

    Me gusta

  9. Lo leí hace un par de años, aún con la antigua portada, y también me pregunté en su momento cómo este autor y la novela en concreto no tenían mayor repercusión en España. Poco a poco, muy poco a poco va logrando, al parecer, ocupar su espacio…
    Besos,

    Me gusta

  10. Stoneeeeeeer! Hui he acabat d'escriure la ressenya de la relectura que he fet i volia passar-me a rellegir també la teua ressenya. És el meu llibre preferit i li tinc un amor molt, molt especial. Estic d'acord en tot el que comentes i t'avise que si algun dia et decideixes a rellegir-lo, encara t'agradarà més.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s