Lo que Sant Jordi me ha dejado

El otro día Neus me preguntaba que qué tal el Día del Libro y, pensando como contestarle -y aun con resaca de este día mágico- decidí que la respuesta merecía una entrada. Es tradición en Cataluña que el 23 de abril, los hombres regalen rosas a las mujeres y estas regalen libros a los hombres (aunque en la práctica ha evolucionado: las mujeres reciben una rosa y un libro). Como dijo Ken Follett, esta tradición se tendría que extender a todo el mundo. Es mi día favorito del año. Barcelona se viste de gala con los colores de la bandera catalana, se montan tiendas por todas sus calles llenas de libros, los escritores firman ejemplares… En un día tuve el placer de conocer a Almudena Grandes, Javier Cercas, Javier Marías, Philip Kerr, Dory Sontheimer, David Trueba, María Dueñas, Chufo Lloréns, Miguel Noguera, Xavier Bosch, Jorge Bucay, Milena Busquets, Rosa Montero, Jo Nesbo, Victor del Árbol… ¡e incluso a Federico Moccia! No, no paré, pero tener tantos y tantos libros firmados, dar la mano a tantos y tantos excelentes escritores, poder conversar con ellos aunque sea un momento… Me fui sin conocer a John Banville -que se encontró mal a medio día y abandonó la mesa- ni a Ken Follett -que por la mañana formó una cola kilométrica y por la tarde firmaba en El Corte Inglés, que para que te firmara exigía el tíquet de compra para provar que les habías comprado el libro, cosa que me pareció indignante-. Sin embargo, fue un excelente día, un día redondo.
Pero esto no es todo ni es la razón principal de esta entrada. Os quiero contar qué libros me ha dejado este inmejorable 23 de abril. ¡Allá vamos!
AUTOREGALOS
Sí, aparte de los libros que me han regalado, yo me he comprado algunos. Decidme cómo pasar todo un día entre libros y escritores y no caer en la tentación. Es imposible. No me digáis cual, pero existe una fórmula matemática que confirma que un lector no puede evitar comprarse al menos un libro si se encontraba ayer en Barcelona. Y como yo soy un muy buen lector, me compré dos.
La vieja tigresa o el erotismo de la senectud, de Miguel Noguera
A Miguel Noguera, dibujante, escritor y monologuista lo conocí hace poco por mi prima. Gracias a su recomendación me compré Ultraviolencia -cuya reseña publicaré en breves en este blog- y estuve prácticamente toda la lectura riendo sin parar. Es un humor peculiar, que a casi todo el mundo con quien he compartido sus bromas no le han encontrado la gracia. Sin embargo a mí sus ideas estrafalarias y originales me hacen reír. Como firmaba en Barcelona me compré su último libro que hace menos de una semana que se encuentra en las librerías.
En cada firma hacía un dibujo con alguna idea de las suyas.
Las siete cajas, de Dory Sontheimer. Cuando Fe (de la Llibreria l’Espolsada) dice que un libro se tiene que leer, se lee sin rechistar. Esta es la historia real de Dory -la misma autora del libro- que nació en Barcelona y fue educada en la España de Franco. Su vida cambió cuando, después de fallacer su madre, encuentra en el altillo de su casa siete cajas llena de documentos y fotografías que le revelan el origen real de su familia. Huyeron del nazismo alemán olvidando su pasado, su idioma, su hogar, su identidad para sobrevivir. También tuve la oportunidad de que la autora me lo firmara y, sin duda, será una de mis próximas lecturas.
EL REGALO DE ANDREA

El lector del tren de las 6:27h, de Jean-Paul Didierlaurent. Lo que más me ha gustado de este regalo es que Andrea se planta en una librería y es capaz de encontrar un libro que (A) no se halle ya en mi estantería y (B) dejándose guiar por su intuición y lo mucho que conoce mis gustos literarios, seleccione un libro con el que no me había fijado y estaba lejos de comprar… y acierte. Ahora me encuentro leyéndolo y me está encantando. Me asombra lo mucho que me conoce. Esta es la historia de Guylain Vignolles, que trabaja en una fábrica donde se dedica a supervisar la Cosa, la máquina que tortura los libros que nadie quiere leer. Cuando acaba la jornada laboral, Guylain saca de las entrañas de la Cosa las pocas páginas que han sobrevivido a la aniquilación y cada mañana, en el tren de las 6:27, las lee en voz alta.
EL REGALO DE LOS PADRES DE ANDREA
Los hermanos Karamázov, de Fiódor Dostoievski. Con la brillante traducción al catalán del autor de Incerta glòria, Joan Sales, este clásico de la literatura aterriza en mi estantería. Es el primer libro ruso que leeré y la verdad es que le tengo ganas. Es la historia de tres hermanos, uno de ellos asesina a su padre. Así arranca esta historia que abraza a toda la sociedad rusa del momento y que lleva tiempo en mi lista de libros pendientes. 

EL REGALO DE LA EDITORIAL PROA

El gusano de seda, de Robert Galbraith. Aunque intento participar a todos los concursos con los que me cruzo, la verdad es que nunca tengo la suerte de ganar ninguno. Sin embargo, este Sant Jordi, que tenía que ser maravilloso, va y gano un concurso excepcional. ¿El premio? Un ejemplar de El gusano de seda en catalán firmado por el autor la autora. 
Cabe recordar que Robert Galbraith es el pseudónima tras el que se esconde J.K. Rowling, ¡la autora de Harry Potter! Tal y como lo oís, aún no me lo sé creer -aunque una pegatina brillante insiste en ello-: tengo un libro firmado por J.K. Rowling, autora de la saga de libros con la que crecí. No hay palabras… ¡Gracias Proa Editorial!
EL REGALO DE MIS PADRES


Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. Y como siempre, mis padres llegan con un regalo increíble para el día de Sant Jordi; una primera edición española del que es mi libro favorito: Cien años de soledad. Está en perfectas condiciones y, aunque no es la primera edición sudamericana- se publicó en marzo de 1969, tan solo dos años después. Me encanta la portada, con la E de “soledad” al revés debido a un problema de impresión que afectó a toda la primera edición. Me encanta el olor, me encanta hallarlo luciendo en mi pequeña colección de joyas antiguas. Para mí tener este libro es muy especial.
Como habéis visto, sin duda un Sant Jordi inigualable, tanto por las experiencias vividas como por los regalos recibidos.
¿Qué os parece? ¿Cómo pasásteis vuestro Día del Libro? ¿Cuál os ha gustado más?
(Todas las reseñas de los libros en catalán serán publicadas en el blog entrelletres.cat)

19 comentarios sobre “Lo que Sant Jordi me ha dejado

  1. ¡Qué buen Sant Jordi has tenido! De tus adquisiciones o regalos me han atraído Las siete cajas y la obra de Miguel Noguera. Casualmente de este autor tengo Ultraviolencia (me lo regalaron hace dos años- curiosamente por Sant Jordi, pero no me lo he leído todavía. Es un libro diferente que merece ser abordado con cierta calma y prestando especial atención a sus páginas).

    El día del libro no me compré – ni me regalaron ningún libro- pero el día anterior me autorregalé Los cuadernos de Marcos, una novela que no había visto mencionada con anterioridad y que me atrajo hasta el punto de adquirirla.

    Saludos!

    Me gusta

  2. Ya se nota que no somos muy parecidos en libros…
    yo el de Cien años de soledad llegué a odiarlo x) así que imagínate, pero ya sé que a ti te encanta
    a mi este año me han caído insurgente y 2 de cocina, así que genial
    Es genial cuando la gente por su propia idea acierta con un libro, eso dice realmente de alguien que te conoce del todo 🙂
    disfrutalos mucho!
    un beesito

    Me gusta

  3. Buen botín, sin duda. No me importaría vivir en Cataluña sólo por Sant Jordi.

    Yo tengo pendiente a Dostoyevsky y de lo nuevo de Rowling (con pseudónimo), tuve que abandonar el Canto del Cuco, así que dudo que lea esta segunda parte. Ahora, siento una insana envidia por tu ejemplar de 100 años de soledad. Insana de la mala xDD.

    Un saludo.

    Me gusta

  4. Inevitable comprar uno, dos… Yo compré diez, eso si, todos de segunda mano por uno o dos euros. No me gasté más de quince euros. Evitaba las tiendas normales y a la que veía un puestecito de segunda mano, allá que iba. Y la verdad es que encontrabas cada joya…Eso si, un poco agobiante las Ramblas…
    Un saludo

    Me gusta

  5. Qué ansias y qué detalle más requetefeo lo de Ken Follet. Como si por un libro arriba o abajo no fuera a tener para comer… Mal, mal.
    Me ha llamado mucho la atención el libro de Dory Sontheimer. Creo que no voy a esperar a que lo comentes 🙂

    Un abrazo

    Me gusta

  6. Ahora todos deseamos vivir en Cataluña!!!!!;_______; No es justo 😛
    Ohhhh, esa tradición, esos libros, y esas fotos con la rosa tan preciosa.
    Me he imaginado lo de la cola de Ken Follett, puff!!!
    Ah, y es realmente emocionante autoregalarse libros. xDDDDDD
    Yo siempre lo hago. Pues, ¿quien me regalaría a mí un libro? Sniff.

    Da gusto leerte

    Me gusta

  7. Las siete cajas… tiene que ser una historia impresionante. No lo conocía pero me haré con él. Pinta muy bien. Ya nos contarás cuando lo leas, estaré pendiente. Saludos desde locura de lectura ya disfrutar de tus nuevas lecturas

    Me gusta

  8. No ha estado nada mal tu día, el mío tampoco tengo quejas de él, me traje unos cuantos libros que este año he prometido no divulgar, para ser coherente con la liberación. Pero irán saliendo reseñados
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s