El túnel, de Ernesto Sabato

Querida A.,

Hacía mucho tiempo que quería leer esta pequeña novela, una de las más célebres que nos ha dejado, en general, la literatura sudamericana y, en concreto, la literatura argentina. No te voy a mentir, sin duda la razón principal por la que me moría de ganas de cruzar este túnel era su boca, su entrada:

“Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona.”

¿Es posible resistirse a una narración con tal inicio? En mi caso, pese al prolongado tiempo en el que ha permanecido en la lista de pendientes, no me he podido resistir. De hecho, con esta primera frase ya marca lo que es el libro: una confesión. La confesión de un célebre pintor argentino, Juan Pablo Castel, que rememora su historia de amor, celos y obsesión con María Iribarne desde el momento en el que la vio por primera vez en una exposición, demostrando por su forma de contemplar una de sus pinturas que era la única persona que sentía su arte, que lo comprendía. Es por esto que el protagonista y narrador de esta breve historia ya desde el principio de su confesión nos hace saber que, de hecho, María Iribarne era la única persona que podría entender las razones por las que él la mató.

La prosa de Sabato es ágil, clara, directa y fácil de leer. Pero lo que te atrapará no será ni su prosa ni saber si Castel asesinó o no a María, pues esto lo sabes desde la primera página del libro, sino el por qué la asesinó. ¿Por qué mató a la única mujer que podía amar, por qué mató a la única persona que lo comprendía?

María Iribarne es el gran misterio de la novela, una mujer triste y llena de secretos. De hecho, la historia deja sin resolver muchos de los enigmas que acaban por obsesionar al protagonista, que no puede soportar no controlar absolutamente toda la vida de su amada. El amor del pintor es claramente patológico y tóxico, necesita saberlo todo de María, comprenderla como una fórmula matemática, poseerla como una extremidad más de su propio cuerpo. Esta es su forma enfermiza de amarla y la inescrutibilidad de su amada es lo que le irá hundiendo cada vez más en la sombra de su desesperación.

El tono de la confesión de Castel es muy íntima, divaga en diferentes reflexiones que se van combinando con la historia. Hay muchos lectores que afirman que la maestría de Sabato y de su literatura los llevó a empatizar con el asesino y narrador e incluso a comprender las razones del asesinato. Me temo que no me puedo contar entre ellos. De hecho, me he ido angustiando a medida que la historia iba avanzando, el momento del asesinato se iba acercando y la soledad, la mezquindad, los celos desbocados y la obsesión paranoica de Castel iban creciendo. Aunque he entendido a Castel, pues leyendo este libro estás en su mente obsesionada, no he conseguido empatizar con él. Quizás el tono martirizado de Castel sin rastro de ningún tipo de remordimientos, que no solo justifica el crimen sino que pretende mostrarse como la principal víctima de la historia es lo que me ha alejado de su historia. Quizás los ecos de las constantes noticias de mujeres asesinadas por violencia machista es lo que ha hecho que no consiguiera empatizar con la delgada línea entre el amor apasionado y el odio encarnizado que parece intentar vislumbrar la confesión de Castel. El hecho es que, aunque sin duda es una historia entretenida, no me ha parecido una lectura excepcional e imprescindible.

“En todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida”

Atentamente,

Jan Arimany.

P.S. El túnel me ha recordado muchísimo a La uruguaya, una lectura reciente -y quizás menos oscura- que he leído de otro escritor argentino, Pedro Mairal.

*

portada_el-tunel_ernesto-sabato_201505261030Título: El túnel.

Autor: Ernesto Sabato.

Editorial: Austral.

Páginas: 160.

Precio: 6,95€

ISBN: 9788432248368.

He estado en: Buenos Aires, Argentina.

Valoración: 6/10.

 

Te gustará si te gustó:

4 comentarios sobre “El túnel, de Ernesto Sabato

  1. Lo leí hace años. Me gustó pero me pasó como a ti, que no la vi imprescindible. No terminé de conectar con el protagonista. Eso sí, ahora me has dejado con curiosidad por La uruguaya.
    Besotes!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s