Grandes esperanzas, de Charles Dickens

Querida A.,

Por cartas anteriores habrás deducido que para este ya pasado 2017 me propuse centrarme en la obra de uno de los escritores británicos más importantes de todos los tiempos: Charles Dickens. A lo largo de este año he leído sus cuentos navideños, sus cuentos de fantasmas, las aventuras de entreñables personajes como Oliver Twist o David Copperfield y las locuras de los excéntricos miembros del club Pickwick. Siempre me ha encantado centrarme en la obra de un escritor concreto y explorar su universo a través de las historias y los personajes que en vida tejió. Aprovecho esta carta para avanzarte que he elegido a Fiódor M. Dostoievski como autor del 2018. Ha llegado el momento de poner fin a mi total e imperdonable ignorancia sobre la literatura rusa.

Sin embargo, en esta carta quería hablarte de la última de las novelas que he leído de Dickens y, con diferencia, la que me ha gustado más de todas. Se trata de Grandes Esperanzas, la penúltima novela completada del autor y, junto a David Copperfield, una de sus dos únicas historias narradas en primera persona. Si te tengo que ser completamente honesto, la primera vez que supe de la existencia de esta novela fue a través de El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón, cuyo protagonista se pasa muchos días y noches leyendo y releyendo un ejemplar viejo y raído de Grandes esperanzas nueve veces seguidas. Ambientada a mediados del siglo XIX, el protagonista -y narrador- de esta brillante obra es Philip Pirrip, más conocido como Pip, como deja claro desde las primeras líneas del libro:

“Siendo Pirrip el apellido de mi padre, y Philip mi nombre de pila, mi lengua infantil no alcanzó a hacer de ambas palabras nada más largo ni más explícito que Pip. Así, yo me llamé a mí mismo Pip, y por Pip vine a ser conocido de los demás.”

El pequeño Pip nunca ha conocido a sus padres, desde que tiene memoria vive con su temible hermana mayor, la señora Gargery, que lo ha criado “a fuerza de mano“. Pero no es el único que vive bajo la tiranía de su hermana, también Joe, su cuñado, un leal, bondadoso y generoso herrero, es objeto de sus habituales furias. La historia arranca cuando un día Pip va a visitar la tumba de sus padres en el “erial cubierto de ortigas” que es el cementerio y se encuentra con un peligroso preso evadido de los Pontones, unos barcos que sirven de prisión y que se encuentran al otro lado de los marjales que rodean el pueblo. El presidiario amenaza a Pip con arrancar, asar y comer su hígado y su corazón si no le trae víveres y una lima para liberarse de sus cadenas.

Dos años después, Pip es invitado a una gran y tenebrosa mansión para entretener a la señorita Harvisham, una rica y excéntica dama que vive recluida vistiendo un traje de novia “mustio y amarillento”. Oh, querida A., tú estas cosas las ves venir, en seguida sabrás que detrás de la furia, la rabia y la desesperación de la señorita Harvisham no hay otra cosa que un corazón roto. Allí Pip también conoce a la hermosa y despiadada Estella, quien lo trata mal y le dice que tiene las manos bastas y las botas gruesas. Pero mientras lees estas palabras ya lo sospecharás: Pip se enamora perdida y desesperadamente de ella desde la primera vez que la ve.

“-¡Quiérela, quiérela, quiérela! ¿Cómo te trata? -Antes de que pudiera responder, suponiendo que hubiera podido hallar respuesta a una pregunta tan difícil, repitió-: ¡Quiérela, quiérela, quiérela! Si te favorece, quiérela. Si te hiere, quiérela. Si te desgarra el corazón, y a medida que crezca y se haga fuerte, te lo desgarra más… ¡quiérela, quiérela, quiérela! […] Te voy a decir -prosiguió, con el mismo susurro vehemente y precipitado- lo que es el verdadero amor. Es ciega devoción, abnegación absoluta, sumisión incondicional, confianza y fe contra ti mismo y contra todo el mundo, abandono de tu corazón y tu alma enteros al que los destroza…”

Cuando vuelve a casa, a Pip le embarga un anhelo irrefrenable de prosperar. Ya no le entusiasma la idea de convertirse en aprendiz de herrero de la mano del bueno de Joe, la vida en el pueblo le sabe a poco y no puede quitarse de la cabeza que sus bastas manos nunca serán dignas de sostener las finas manos de Estella ni sus botas gruesas andarán el mismo camino que Estella. Sin embargo, cuando recibe de un benefactor secreto la promesa de una gran fortuna y los medios para ir a Londres y convertirse en un caballero Pip concibe grandes esperanzas en su futuro.

Sí, Grandes esperanzas ha sido sin duda la novela de Dickens que, con mucha diferencia, más me ha gustado. ¿Acaso alguna otra de sus obras tiene personajes tan complejos e impresionantes como la señorita Harvisham, Estella o Provis? ¿Acaso alguno de sus protagonistas está atrapado en los dilemas en los que está atrapado Pip? ¿Acaso alguna retrata las emociones oscuras y desgarradoras que los mueven? ¿Acaso alguna tiene un giro inesperado comparable al del trigésimo noveno capítulo de esta historia? ¿Acaso alguno tiene estas increíbles moralejas?

“Durante toda la vida nuestras peores bajezas y mezquinidades son cometidas usualmente a causa de aquellos a quienes más despreciamos.”

La ambición de Pip, empujada por el amor que siente por Estella, hace que quiera dejar sus orígenes atrás, dar la espalda a todos los que le protegen y lo aman, para ir a Londres y convertirse en un caballero, trabando nuevas amistades y enemistades, esperando siempre ser aceptado en los altos círculos de la ciudad.

En el argumento se nota que originariamente la novela fue publicada en tres volúmenes diferentes. Me ha parecido la obra más oscura de Dickens, digna de ser adaptada al cine de mano de Tim Burton. Y es que la ambientación es perfecta, podía ver los marjales y la niebla, las calles de barro del pueblo, la sucia taberna del Jabalí Azul… La pluma de Dickens alcanza en esta obra su máximo esplandor. Sin duda, si tengo que recomendar alguna obra de este genio de las letras británicas, será Grandes esperanzas.

Atentamente,

Jan Arimany

P.S. En la contraportada de la edición que he leído (de Alba minus) citan a Chesterton, quien dijo que Grandes esperanzas era la historia de las grandes vacilaciones de Pip “entre la vida humilde, a la que debe todo, y la vida lujosa, de la que espera algo”. No existe mejor manera de describir la esencia de este novelón.

*

9788484285618_1Título: Grandes esperanzas.

Autor: Charles Dickens.

Título original: Great expectations.

Editorial: Alba.

Páginas: 522.

Precio: 12€

ISBN: 9788484285618.

He estado en: Londres, Inglaterra.

Valoración: 9/10.

 

Te gustará si te gustó:

Otros libros de Charles Dickens:

 

6 comentarios sobre “Grandes esperanzas, de Charles Dickens

  1. Lo leí hace un par de años y me encantó, mucho más que el cuento de navidad por ejemplo. Si quieres acercarte a la literatura rusa, te recomiendo a Tolstoi “Anna Karenina” está entre mis favoritas desde que la conocí.

    Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s