Doble abandono

“Desde la cama miro la terraza desatendida. Se han ido muriendo todas las plantas. ¿Cómo lo hacías, Mauro? No debe de bastar con regarlas. Hablabas con ellas. No lo hacías abiertamente, nunca delante de los demás. Decías que hablar con las plantas era un acto íntimo y transformador, un acto de fe para los que no creen en los milagros. Me levanto, respiro y anoto en la lista: “Aprender a hablar con las plantas”.”

1 comentario

  • Ana Posted 1 de noviembre de 2018 6:49 am

    ¿Volverás a escribir reseñas? Me gustaban mucho. Un abrazo.

Añadir comentario

Responder a Ana Cancelar la respuesta

La dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio web utiliza cookies y solicita aceptación para mejorar la experiencia de navegación.